Las cicatrices del terremoto

Si conoces la historia de Santa María del Mar, sabrás que apenas medio siglo después de haber sido concluida, el 2 de febrero de 1428, festividad de la Candelaria, un fuerte terremoto provocó que el rosetón de la iglesia se desplomase sin remedio sobre los fieles, con el resultado de varias personas muertas. El que hoy adorna la entrada principal, no es pues, el original, sino la versión restaurada.

Tal vez no conozcas, en cambio, que todavía un edificio de la Barcelona medieval conserva las marcas de aquel temblor de tierra. Es una casa del que fue el barrio judío, en la esquina de las calles Sant Domènec y Fruita. Esta casa es, además, que sepamos, la más antigua de la ciudad. Se tiene constancia de que ya en el siglo XII estaba habitada. Y allí sigue, ufana pese a la edad, a la espera de que otro temblor menos cruento enderece la fachada que el de 1428 inclinó.

About these ads

Una respuesta to “Las cicatrices del terremoto”

  1. Xavi Says:

    Se te echaba de menos. Gracias por volver a escribir sobre Barcelona.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 58 seguidores

%d personas les gusta esto: