La calle de los besos

Quien haya paseado por la calle Comerç, cerca del Arco de Triunfo, habrá advertido el curioso nombre de una callecita que desemboca en él: Petons (Besos). Al observar sus sombríos recovecos, algunos románticos creen ver en ellos rincones de encuentros furtivos de enamorados.

No obstante, hay otra explicación más prosaica sobre el origen del nombre. Cerca de aquí se alzó durante un siglo y medio la Ciudadela, la fortaleza mandada construir por Felipe V para tener a raya a los habitantes de Barcelona, que tantos quebraderos de cabeza le habían dado al tomar partido por su enemigo, el archiduque Carlos, durante la guerra de Sucesión (1705-1714). Pues bien, ante la Ciudadela había una explanada donde se alzaban las horcas para ejecutar las sentencias de muerte. Y es aquí donde intervienen los besos, pues la tradición popular dice que en la calle Petons se permitía que los infortunados reos viesen a sus familiares por última vez.

Pero como al parecer esta calle ya se llamaba así antes de la construcción de la Ciudadela, cuando llegaba hasta el Portal Nou de la antigua muralla, tal vez haya que descartar también la imagen de las tristes escenas de despedida. ¿Besos de amantes? ¿Besos de condenados? ¿Quién sabe?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: