Una historia triste

La Casa Bloc es, sin duda, la joya arquitectónica del barrio de Sant Andreu. Concebida en 1932 como un proyecto pionero para albergar dignamente a familias de clase obrera, sigue hoy en pleno uso y luciendo, recién restaurada, un aspecto impoluto. En la esquina del paseo de Torras i Bages con la calle Almirall Proixida, no obstante, las persianas destartaladas de un piso vacío contrastan con el resto del edificio.

El causante de tal chapuza fue José Antonio, un antiguo capitán del Ejército retirado por problemas psicológicos, que impidió con cajas destempladas que los obreros que habían de remozar su trozo de fachada accedieran a su piso. Y es que esa casa era el templo inviolable donde él cuidaba con celo a su madre, una ancianita que padecía una demencia senil y ya no salía a la calle.

Jamás se separaba de ella y juntos estaban cuando la policía los encontró sin vida un triste día de febrero de 2008. Al parecer, él murió de una embolia. Ella, al decir de los vecinos, de pura melancolía…

Una respuesta to “Una historia triste”

  1. Barcelonaapie Says:

    En 2010 la casa de José Antonio ha sido reformada y transformada en piso museo. Disseny Hub Barcelona organiza visitas guiadas. Para más información, consultar el apartado dedicado a la Vivienda 1/11 de la web http://www.dhub-bcn.cat.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: