Salvado por los pelos

Los veleros (o tejedores de velos, mantillas y otras ropas de seda) constituyeron uno de los gremios más ricos de la Barcelona moderna, en competencia, por ejemplo, con los plateros, los boticarios y los impresores. Prueba de ello es la Casa dels Velers (1763), la sede del gremio que se conserva en la Via Laietana, muy cerca del Palau de la Música. Esta casa, obra del arquitecto Joan Garrido y del escultor Joan Enric (autor de la imagen esquinera de la Mare de Déu dels Àngels), se salvó de la picota in extremis, pues estaba condenada a ser derruida por culpa del plan de reforma que abrió la Via Laietana a principios del siglo XX. Los barceloneses de la época se movilizaron para exigir el indulto de un edificio tan bello, con éxito, por suerte para nuestros ojos, que pueden continuar admirándolo. Así que cuando pases por la Via Laietana, no dejes de alzar la vista para contemplar sus esgrafiados de atlantes y cariátides, guirnaldas y angelotes, pilares y arquitrabes. Están ahí de milagro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: