El marqués negrero

Antonio López y López de Lamadrid (Comillas, 1817 – Barcelona, 1883) fue un lince para los negocios. Nacido en un hogar muy pobre y huérfano de padre desde los dos años, emigró siendo muy joven a Cuba. Allí creó en 1850 una compañía que enlazaba por mar Guantánamo y Santiago. Al parecer, además de transportar pasajeros, sus barcos se encargaban de introducir clandestinamente esclavos en la isla. Con el capital así acumulado, López pudo comprar diversas plantaciones y fundar, ya instalado en Barcelona, en 1857, la Compañía de Vapores Antonio López y Cía., que conectaba los principales puertos de esta orilla del Mediterráneo. El Banco Hispano Colonial, la Compañía Transatlántica y la Compañía General Tabacos de Filipinas fueron sus siguientes éxitos empresariales. Y del dinero, a la nobleza, pues Alfonso XII le nombró primer marqués de Comillas (1878) y grande de España (1881) en agradecimiento por los servicios prestados durante las guerras coloniales de África y Cuba (los navíos de López habían sido el principal medio de transporte de las tropas, las provisiones y el material de guerra). Por su parte, las clases populares de Barcelona no quisieron ser menos que el monarca y concedieron a aquel aristócrata contrario a la abolición de la esclavitud otro título mucho más singular: el Negrero.

Al final de la Via Laietana, cerca de los porxos d’en Xifrer, hay una estatua de Antonio López. Muchas voces reclaman hoy que se retire. Hace tan sólo unos días, coincidiendo con el día mundial en Defensa del Trabajo Digno, los secretarios generales de CC. OO. y UGT de Cataluña mandaron una carta al alcalde para recordárselo. Y dado que hace algunos meses la avenida del marqués de Comillas ya desapareció del callejero barcelonés, os recomiendo que no dejéis de echar un ojo al monumento la próxima vez que paséis por el puerto. Tal vez tenga los días contados.

3 comentarios to “El marqués negrero”

  1. Pedro Arroyo Says:

    Quizás lo sepas tú, el emplazamiento actual de esta estatua es el emplazamiento original? Lo digo porque tengo una postal de época que no puedo datar exactamente y parece que estaba emplazado en el centro del Paseo Isabel II.

    Un saludo y enhorabuena por tu blog!

  2. Barcelonaapie Says:

    Justo, allí estaba. Pero llegó la guerra civil y la destrozaron los obreros. En la posguerra, un esforzado escultor recibió el encargo de rehacerla en su emplazamiento actual. Es una copia, pues. ¡Saludos!

  3. Pedro Arroyo Says:

    Acabo de comprobar que la estatua estaba emplazada originalmente en el centro del Paseo Isabel II. Supongo que fue movida a la plaza actual cuando tuvieron que permitir la circulación de vehículos en el Paseo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: