The scissor sisters

En diciembre 1961, con motivo del centenario del nacimiento de Joan Maragall, el alcalde Porcioles inauguraba en los Jardinets de Gràcia la escultura L’Empordà. Oda nova a Barcelona. En esta obra del escultor Ernest Maragall, hijo del poeta, aparecían representadas dos figuras femeninas yacentes, una desnuda, otra cubierta por una tela muy fina. Pronto algunas voces se alzaron para denunciar que semejante escena lésbica no podía seguir en un lugar tan principal para escándalo de los transeúntes. Ernest Maragall, que se había pasado unos cuantos años en el exilio venezolano, tuvo que tragarse el sapo de ver cómo su obra era desterrada a un rincón triste del lejano parque de Cervantes. En 1985, restablecidas la democracia y la cordura, el alcalde Pasqual Maragall, sobrino del escultor, devolvió la escultura al lugar del que nunca debió haberse movido. Seguro que la próxima vez que pases por los Jardinets te pararás a contemplar a estas dos damas de Carrara. Las observarás de frente, de un lado, del otro y por la espalda. Desengáñate, no les encontrarás nada de particular. ¡Tristes tu mente y la mía, tan faltas de imaginación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: