Curiosidades la historia de Barcelona

Hacia 1840 todo el mundo en Barcelona ha oído hablar de un melómano apasionado. Cuando en una iglesia se celebra una misa cantada, allí se presenta. Si una banda militar marcha por las calles al ritmo de un pasodoble, él va detrás marcando el paso. En la ópera, se sienta siempre junto a la orquesta y permanece en un silencio extático. Cuando la música se acaba, se rasca las pulgas y vuelve a la calle, su hogar natural. El perro filarmónico se inquieta cuando las notas se apagan y el murmullo de la gente vuelve a inundarlo todo. «Los humanos están ociosos otra vez», parece pensar, «no tardarán en tramar algo». El cinismo se apodera de él y busca deprisa la protección de la soledad.

(Del libro Historias de la historia pequeña de Barcelona, ed. Incorpore)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: